Arte y Cultura

Poesía: esa otra forma de existir
Cada experiencia poética es individual y
debe interpretarse y valorarse en términos de la búsqueda de cada poeta
y de su propia concepción de poesía…

Declamación Varios actores recitan poemas
del cébre poeta luso Fernando Pessoa

en la Casa del Poeta que se
transforma en un poema tanto en su fachada como en su interior.

Fredy Villarreal Vergara

PA-DIGITAL

A la poesía se le ha comparado con casi todas las formas de artificios
posibles, sin que nadie haya podido verdaderamente definirla a
satisfacción completa de escuelas y teorías. Los propios poetas se han
sentido interpelados ante el llamado y han intentado dar una respuesta.
Bécquer lo expresa en la pregunta de su sujeto poético “¿Qué es poesía?

Más allá de una definición, lo realmente importante es que
esta manifestación estética, sintética por excelencia, ha acompañado a
los seres humanos desde tiempos inmemoriales, y que aún hoy en nuestros
días sigue siendo un verdadero bastión de resistencia ante todo lo
adverso, lo material, lo finito, lo más absolutamente momentáneo y
perecedero. Todo un cuartel de inviernocomo la llamó el poeta español
Luis García Montero.

La supervivencia de la poesía radica en que
ella es en sí misma una actitud vital, una cosmovisión. Durante siglos
han existido espíritus reguladores y escuelas reduccionistasque han
pretendido cifrar toda su existencia en un conjunto de prescripciones
técnicas, en unas cuantas recomendaciones, en fin, en un instructivo
llano, huérfano de lo más esencialmente humano. Quienes no han
entendido que ese rapto de realidad y lenguaje, chispa diminuta con que
empieza la creación poética, no es más que el principio de una
operación mucho mayor, podrán ser llamados artesanos del lenguaje,
versificadores, inventores de imágenes y formas externas, pero no
poetas. Para hacerlo, y a esto llega el consenso de los tiempos, falta
un factor vital, el saberse poeta que deberá manifestarse en el talante
del escritor frente a su propio universo.

Tareainsensata, vuelo,
rapto, cárcel, cilicio, mar, encuentro, clímax, camino… la poesía
significa una sacudida del yo a manos del propio yo; no en vano en la
antigüedad los poetas eran llamados vates, porque en esa sacudida el
poeta tiene forzosamente que ver más allá, no importa en qué dirección,
pero ciertamente más allá de su realidad circunstancial y tangible.

Esto
no implica que la poesía tenga que entenderse en términos de lo
enigmático, cualquier lector incauto podría pensar que es una tarea
aprensiva o temeraria, cuando pudiera no serlo. Cada experiencia
poética es individual y debe interpretarse y valorarse en términos de
la búsqueda de cada poeta de su propia concepción de poesía, en los
acercamientos que el lenguaje rebelado le permita a esa concepción, en
una especie de juego de alternancia entre la ruptura y la tradición.

Tal vez haya quien piense que la experiencia poética es mucho más fácil
de lo que aquí tratamos de exponer y que se limita a tomar un lápiz y
una hoja de papel y escribir… (Miguel Hernández, se sentaba a la sombra
de un olivo a escribir los más profundos y dolidos versos con sus manos
rústicas de pastor, mientras sus ovejas pacían…), pero el asunto no es
así, de allí que todo poeta comprenda sus necesidades y carencias
porque cuando poetiza se desnuda ante en cuerpo y alma frente a los
demás, en un acto impúdico, que es quizás lo más cercano a la
iluminante experiencia de apreciar el alma de otro ser humano.

Estas
reflexiones me permiten arriesgarme a decir (a mi propia suerte) que
sin lenguaje no hay poetas, pero tampoco los hay si ese lenguaje es
sólo forma vacía, cifra desprovista del sentido humano que el tiempo y
la interacción le han dado. Más aún, no hay poeta si en la larga noche
de la creación no hubiera una estrella que lo guíe, incluso, cuando esa
estrella y esa noche no lo sean y entre la conciencia desesperada del
poeta no signifiquen más que el embrión de una Palabra nueva que
empieza a pugnar por existir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blogs. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s