Mitos – Eros y Psique

Eros y Psique

 

La
leyenda de Eros y Psique es una de las más antiguas, pero no nos ha
llegado sino a través de una versión probablemente más moderna que
otras: la de Apuleyo, que la cuenta en sus Metamorfosis.
Eros es hija de Afrodita y de Ares (Vulcano en la mitología romana),
dios del fuego. Todos los dioses tienen en las dos mitologías nombres
distintos. El Eros griego corresponde al Cupido de los latinos, donde
conserva su carácter de dios del amor.

El hombre ha visto siempre en el amor un secreto poder misterioso, y la
leyenda de Eros y Psique es una de tantas explicaciones mitológicas de
este misterio. Más una exposición que una explicación, porque el
misterio no se ha explicado jamás.
Parece que Eros, en sus primeros años, no da pruebas de mucha
inteligencia. Es un chiquillo sonrosado y tierno, de aspecto afeminado.
Después se convierte en un bello adolescente todo hecho para el amor,
lo que raras veces son los hombres, para quienes el amor sólo es uno de
tantos accidentes de la vida.
Psique es hija de un rey. Tiene dos hermanas mayores, muy bonitas las
dos, pero de una belleza humana corriente. La de Psique es una belleza
sin precedentes. Las dos hermanas se han casado y Psique continúa
soltera. Es tan bella que asusta a los hombres y ninguno se atreve a
solicitarla. Temen que si ella les pertenece se incapacitarán para
todas las otras misiones del hombre: la sabiduría, el ejercicio del
poder, la guerra.
—Es demasiado bella — dicen.
Un día las tres hermanas están en el jardín de palacio. Eros, siempre
invisible, vaga por allí armado de su arco y de sus flechas
envenenadas. Es un dulce veneno, pero es veneno y puede matar. Ve a
Psique, que se está bañando, y la encuentra tan bella que, en un
movimiento brusco de sorpresa, se hiere con la punta de una de sus
flechas. Desde este momento, también envenenado Eros, está perdido de
amor por ella.
Pero no puede hacerla suya de una manera normal, porque él es un dios y
ella es una mujer. Los padres de Psique consultan el oráculo acerca del
porvenir matrimonial de su hija pequeña; Eros se infiltra en la voz del
oráculo y les dice que la abandonen en un determinado sitio y que allí
irá a recogerla el ser que como esposo le han destinado los dioses.

Los padres obedecen. La visten de novia, con todas sus galas, y la
llevan al sitio indicado, con la misma pompa que si la llevaran a
casar. Y allí se despiden de ella y la dejan abandonada. Psique espera
impaciente durante mucho rato y no ve a nadie. Espera con mucha
ilusión, porque ha oído hablar tanto de las delicias del amor que ya
tiene ganas de conocerlo de cerca. Pero no llega nadie. Por fin, cuando
empieza a declinar el día, Psique se siente como transportada a través
del aire. Se desvanece, y cuando vuelve en sí se encuentra en un
palacio de ensueño, rodeado de un jardín maravilloso. Y sin ver a
nadie/ oye una voz como un susurro del aire que le dice: —Pide cuanto
quieras y todos tus deseos serán satisfechos.
Psique quiere saber si esto es verdad y pide muchas cosas: vestidos,
joyas, instrumentos de música que toquen solos. Todo aparece en
seguida, más bonito de lo que ella podía imaginar. Quiere saber quién
es su genio protector y hace preguntas al aire. Pero nadie le contesta.
Psique encuentra todo aquello muy misterioso y grita que quiere saber a
quién pertenece. Entonces la misma voz de antes le susurra:
—Tu esposo acudirá a verte cuando sea la hora.
Ella sigue intrigada y feliz. No ve a nadie a su alrededor. Todo lo que
desea se lo sirven manos invisibles. Corretea por el jardín, admirada
de todo, y, llegada la noche, cansada y esperanzada, entra en el
palacio y pide una luz. Pero esta vez no es obedecida. Ha de buscar la
cama a tientas y ha de acostarse a oscuras.

Y entonces, en la oscuridad, el aire de la estancia se convierte en una voz suave :
—Aquí está tu esposo, Psique. Ámame como yo te amo, por encima de todo,
y no busques a nadie más. No puedo decirte mi nombre, ni puedes ver mi
rostro. Pero, a pesar de todo, si me amas como yo a ti, seremos felices.
Y Psique se siente amada en la oscuridad, maravillosamente amada. Y es
feliz como nunca otra mujer lo ha sido. Espera con ansia la primera luz
del día, pero un poco antes del primer amanecer queda profundamente
dormida, y cuando despierta ya brilla el sol y ella está sola en el
palacio. No encuentra el menor rastro de su amante nocturno. Y así
todas las noches, durante mucho tiempo, Psique es amada por el
desconocido a quien no puede ver el rostro, y durante los días, a la
luz del sol, vaga sola por el palacio y por los jardines.
Todas las noches Psique pide a su amado que se deje
conocer, aunque sólo sea un instante, y todas las noches recibe la
misma contestación:
—No me lo pidas. Es imposible.
—¿Por qué?
—No lo puedes saber. No lo comprenderías.
¿Cómo pueden esas razones absurdas satisfacer el corazón de una mujer
enamorada? ¿Y cómo puede esta misma mujer mantener el amor en su
corazón sin la presencia visible del ser amado? Psique empieza a
sentirse angustiada. La paz ha desaparecido de su espíritu. Y una noche
pregunta a su misterioso caballero:
—¿Tampoco puedo volver a ver a mi madre y a mis herrmanas ?
—Sí; cuando quieras.
—j Mañana!
Es un grito que le sale del corazón. Aquella noche, un poco antes del
amanecer, se duerme como todas las noches, y despierta en el palacio de
su padre. Allí es recibida con mucha alegría. Su madre y sus hermanas
no terminan de hacerle preguntas. Psique lo cuenta todo y también que
cualquier cosa que pida le es concedida en seguida.
—Pide que le quieres ver.
—Se lo he pedido todas las noches. Es lo único que me niega.
—Dile que te irás.
—No podría irme. Le quiero demasiado.
—Pues apela a tu astucia de mujer.

 

Continua >>>

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos, Mitos y Leyendas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s